El juego más viejo del mundo

Gracias Jesús, Odín, Yóni, Pescetti y Maca.

– Bueno, dale, empezá a escupir vos y a ver quién llega más lejos.

– No, Jose, eso es aburrido. Hagamos otra cosa con las escupidas.- Claudia se acuesta sobre la cama de Josefina.

– ¿Y si jugamos a hacer moco con las escupidas? Les ponemos un poco de agua y un chorrito de vino verde o así para que parezca moco verde…

– ¿Vos viste alguna vez vino verde? – (cara de ironía infantil)

– Sí, mirá (van ambas hasta la cocina y Josefina saca una botella de vino)

– ¡Pero nenita, lo que es verde es la botella, no es el vino! – (riéndose)

– ¡Y yo qué sé! ¡A mí no me dejan tomar vino, cómo voy a saber de qué color es! Bueno, le ponemos mostaza que no es verde pero hacemos que es moco de vaca voladora enferma.

– Hay que juntar mucha saliva…

– ¡Dale, y jugamos a quién escupe más saliva?

– ¡Dale! ¡Traé unos vasitos así cada una escupe en el vasito y después medimos quién escupió más y la que escupió más se lleva el premio!

(Escupen una en cada vaso, por turnos)

– Se me está terminando la saliva. Voy a juntar saliva tomando la del vaso. ¿Me dejás también tomar de tu vaso?

– ¡Jose, sos una asquerosa! ¡Puaj!

– Si querés te dejo tomar de la de mi vaso y vos tomás la mía, así es más justo. O cada una toma la suya si querés.

– Voy a vomitar… – cara de asco de Claudia y arcadas.

– ¡Ah, no! ¡Vómito no vale! ¡Dijimos saliva! Aunque el moco quedaría bien con pedacitos de vómito, como cuando tenés los mocos en invierno que tienen pedacitos de moco más duritos a la mañana cuando te despertás…

– ¡Basta! ¡Es un asco!

– ¡Y bueno, yo no empecé, fuiste vos insultando a mi mamá con no sé qué cosa!

– Juguemos a otro juego.

– Está bien, todo sea por la paz mundial – Jose, resignada, levantando la vista hacia el techo – ¿Y qué hacemos con la saliva?

– Juguemos a querer cambiar pero sin querer saber en qué nos vamos convirtiendo. Sin saber que cambiamos. Pero cambiando.

– … (cara de no entender) – ¿Y la saliva? ¿Qué hacemos con la saliva que juntamos?

– Claro, nena, mirá: vos jugás a que querés cambiar pero te hacés la distraída, como si no supieras que querés cambiar. Entonces no sabés en qué te vas a convertir ni sabés qué te va a pasar porque te hacés como que no sabés nada que estás cambiando. Pero sabés. ¿Entendés?

– Ah, pero eso es aburrido, eso es lo que estamos haciendo todo el tiempo las personas. Eso es vivir. Mejor juguemos a otra cosa. ¿Y la saliva la usamos en algún juego?
– Jose, con vos no se puede jugar filosóficamente, sos una chiquilina…


10 responses to “El juego más viejo del mundo

  • JOHHNY INGLE

    Lo peor que a uno le puede suceder es quedarse sin saliva.
    Es muy excepcional que este accidente suceda, sin embargo no es imposible.

    La vez que yo recuerdo que me quedé sin saliva es cuando tenía sarampión. Era la boca seca, y la lengua como un esparto, como la lengua de una vaca que mastica pasto áspero.

    Y yo estaba convaleciente, la enfermedad había remitido y tenía ganas de comer. Lo primero que apetecí fue una raja (de salchichón) y me la llevé a la boca con avaricia.

    Pero fue la impotencia. Era como tragarse una hostia de papel cartón. No tenía saliva. Era imposible envolver el óbolo. Tuve que renunciar, me quedé con las ganas.

    Y esta fue mi experiencia de no tener saliva.

    (Aparte de la asquerosa experiencia de jugar a beber la saliva fría que otros depositaron en un vaso: niños, no hagáis eso nunca).

    Maca: obedecé a tu madre,que aunque con una sola neurona, ella sabe manejarse en estas cosas.

    Voy a cerrar y a irme a dormir, que últimamente me paso mucho de la hora Julia y después en la oficina me dicen que estoy hecho una mierda…

    Sueños de amor y juventud, all souls.

  • maricarmen

    Qué feíto eso de no poder comer por quedarse sin saliva. Sería la fiebre. Porque si fue el sarampión me pregunto qué le pasará a una iguana que se pesca el sarampión. Hoy se me ocurren cosas bastante asquerosas.

    La anécdota de tomar la saliva ajena es tuya, me la contaste. El que inventó el “juego más viejo del mundo”, después de dios fue Jesús (se le ocurre cada cosa…) Y Pescetti, insisto, es un gran escritor de relatos para chicos inteligentes. En su página se pueden leer algunas de sus cosas. Lástima que no aparece ahí el capítulo de “Frin” que nos encantó a Maca y a mí.

    La Macarena me escucha. Y me hace caso cuando le explico “por qué no alguna cosa.” Como vos a Salvatora la tenés lejos no tenés el entrenamiento de saber que obedecer es para los perros. El día que Maca me “obedezca” me encierro a pensar qué cosa desastrosa hice para que pase tamaño desastre.

    Ya te dejé los deseos de buenos sueños y etcéteras por ahí. =D

  • carlo mauricio - fab

    :)
    gracias por recordarnos!

    GRANDE Mari.

    GRANDE.

  • kotinussa

    ¿Por qué cuando somos pequeños nos divertimos con estas cosas tan asquerosas?

  • martin

    jugar a vivir pero tambien jugar a morirse (qué cambio, mamita querida!, como decía pepito marrone), ¿no viste esa película de Greenaway obsesionada con la descomposición de los cuerpos? Z00 (una zeta y dos ceros) por favor mariucha pegale un vistazo que es un trastorno!
    Aparte, se puede usar cerveza artesanal verde para el menjunje, yo tomé una en Gral. Belgrano marca Don Otto.

    salute!

  • BuchrendidoaMari

    Clasificado X y encantador. Como siempre.

  • Silvina

    Estuve poniendome al dia con los postes, me quedo la cabeza como si la hubiese puesto en la licuadora, encima esto de los escupitajos, en mi estado ni te cuento… buaj!!
    Besos
    Silvina

  • maricarmen

    Carlo, la idea es de Jesús. Que a veces me dice cosas así que me entran por los oídos como enredaderas de madreselvas. No siempre florecidas, algunas veces tardan en florecer. Es entonces cuando entiendo o huelo o saboreo lo que quiso decir ese hombre.
    =)

    Koti, es cierto. Veo a mi hija y a mi ahijada (que vive en la planta alta de la casa y comparte el jardín) jugar a cada cosa… Hace poco jugaban con un bicho bolita. Cuando se cansaron lo llevaron al jardín con su familia de bichos bolitas. Pero a algún otro lo aplastaron, a ver qué salía del pobre insecto al morir por exprimición ( como se diga eso de reventarlo a ver qué color de tripas tiene adentro) Qué cosas…

    Martincho, ese toque negro de jugar a morirse está bueno, eh? Hará tres años o así encontré (al mudarme acá) una vieja muñeca mía que había sido desarmada. Tiene el tronco y la cabeza juntos y el resto está separado. Mutilada, bah. Una vez la encontré a Maca jugando a que la enterraba: la metió en una caja de zapatos y con un trapo simulaba la tierra. Jugamos un rato a la muerte. Eso siempre es útil para que a los chicos se les aclaren ciertos temas y se les pasen ciertos miedos (y a los grandes también, de paso, je)La peli no la vi, estoy totalmente desactualizada en tema películas y cine, un desastre lo mío. Tomo nota pero para cuando Maca no duerma en casa, que supongo no le va a gustar.

    Buch, gracias, lindo tipo de muchacho (diría mi mamá) =D

    Silvina!!! Que a la criaturita le va a hacer mal todo ese merengue junto!!! Por los dioses celtas y nórdicos, cuidadín! Sobredosis de lectura delirante es mucho.

    Besos a repartir (diría María la de Badajoz. Es decir María, que en realidad María hay una sola para mí)

    Yóni: dice Silvina que cuando digo: “La Macarena me escucha. Y me hace caso cuando le explico “por qué no alguna cosa.” Como vos a Salvatora la tenés lejos no tenés el entrenamiento de saber que obedecer es para los perros. El día que Maca me “obedezca” me encierro a pensar qué cosa desastrosa hice para que pase tamaño desastre.”, sueno soberbia. Tiene razón, eso suena duro. Cuando se resuelva el tema que tengo en la cabeza dándome vueltas me saldrá decir algo similar a eso, pero más preciso y verdadero, sin tanta soberbia.
    Que la soberbia me sale cuando algo no lo tengo claro y necesito reforzar una idea. =)

  • vero

    a mí no me suena duro,no me pareció eso.

  • maricarmen

    Menos mal, Vero…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: